Bienvenido a IPLV, la web de los alérgicos e intolerantes a la proteína de leche de vaca.

  

Esta página surge de la experiencia de unos padres que, buscando soluciones para mejorar la vida de sus hijos con intolerancia o alergia a la proteína de leche de vaca, han decidido compartir todo aquello que han ido recopilando en esta búsqueda. Si todos aportamos nuestro granito de arena, seguro que facilitaremos la vida a aquellos padres que comiencen esta nueva andadura.

 

Desconcierto inicial

 

Tu hijo persiste con sus síntomas y el pediatra, después de cambiarle la marca de leche varias veces, te dice que es psicológico. Le haces todo tipo de pruebas de alergia y da negativo en todas. Le sigues viendo malito y con un carácter muy irritable, ya no sabes que hacer, hasta que alguien te sugiere que le lleves a un especialista de digestivo infantil. De repente, el médico te dice que tu hijo tiene intolerancia a la proteína de leche de vaca, que a este diagnóstico se llega por descarte y que la solución pasa por retirarle la leche de su alimentación de una manera muy estricta.

 

Leche por todas partes

 

Inicialmente parece fácil, pero la leche se utiliza como potenciador de sabor y como conservante, por lo que te lo encuentras en infinidad de productos manufacturados. Desde el pan, a las barritas de pescado, desde el embutido hasta las chuches. Es entonces cuando los padres afrontamos nuestra primera visita al hipermercado y, tras leer miles de etiquetas minúsculas y no encontrar alimentos adecuados a la situación de nuestros hijos, nos entra un sofocón y una inmensa desesperación.

 

Solución

 

El objetivo principal de esta página pasa por evitar esta situación informando de qué productos podemos comprar con total tranquilidad así como saber de qué marcas no merece la pena leer los ingredientes, puesto que el 100% de sus productos no son aptos para un niño con IPLV.

 

Bienvenido!