Trucos y Recetas

Queremos contribuir a que tu hijo se alimente de una manera sana y equilibrada. Toda dieta tiene que incluir grasas, vitaminas, proteínas, hidratos de carbono y minerales.

 

Vitaminas

Son vitales para nuestra supervivencia. Por eso debe comer mucha fruta y verdura, porque son ricas en vitaminas. Complementariamente, también se encuentran en algunos productos animales, como es el caso del pescado.

 

Minerales

Minerales como el calcio, el fósforo, el yodo, el hierro y el sodio contribuyen a la salud de los dientes, huesos, músculos, nervios y a la buena oxigenación del organismo.

 

Proteínas y ácidos grasos insaturados

Algo fundamental para una alimentación sana es hallar el equilibrio. Procura que tus hijos consuman la menor cantidad posible de grasas animales y vegetales. Las proteínas son muy importantes, pero también están presentes en los huevos, el pescado, las aves, las patatas y las legumbres.

 

Hidratos de carbono

Los hidratos de carbono son los proveedores de energía de nuestro organismo y nos llegan en forma de azúcares y almidones a través de alimentos como el arroz, la fruta y la pasta. Procura que tus hijos coman mucha fibra.